Siguiendo con la saga de “reportajes” sobre congresos y seminarios a los que he asistido recientemente (debo decir que todos ellos han sido muy enriquecedores y sus contenidos, relevantes para el blog, merecen unas líneas en este espacio), dedico esta entrada (y, por su extensión, la siguiente) al IV Congreso Internacional en Gobierno, Administración y Políticas Públicas (con el sugerente nombre, para la edición de este año, de: “Nuevas Relaciones entre Estado y Ciudadanía: Participación y Colaboración en el Arte de Gobernar”).

Este Congreso, en el que tuve el honor de participar (como asistente y como ponente) tuvo lugar durante la semana pasada, los días 23 y 24 de septiembre, en la sede del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), cuya amplia infraestructura física y relevancia institucional y temática constituyeron el espacio perfecto para el desarrollo de esta actividad, que unió a profesionales de ambos hemisferios y, en algún caso, de países de fuera del espacio iberoamericano.

El congreso fue organizado por el GIGAPP, un grupo de investigación sobre Administraciones Públicas de fuerte cuño iberoamericano cuyo eje fundamental a nivel institucional se ubica en el Instituto Ortega y Gasset y día a día gana una mayor proyección. De vocación convocante y fomentando lo participativo, el GIGAPP invita a quienes estamos embarcados en la tarea de comprender las Administraciones Públicas desde nuestras múltiples perspectivas. El entusiasmo y compromiso de los investigadores que organizaron este congreso se reflejó en su calidad y en el buen ánimo que fluyó entre quienes asistimos.

Este evento abarcó tres grandes áreas: Administración y Gestión Pública, Políticas Públicas y Gobierno y Comportamiento Político. A su vez, cada una de estas áreas contó con por lo menos 10 mesas, con sub-temas diferentes y en muchos casos de gran interés. Lejos de ser un problema, esta forma de organización a mi me parece ideal porque te permite elegir, de una amplísima gama de temas, un itinerario específico de acuerdo a tus intereses, planes, gustos, tema de investigación, etc. Esa “amplísima gama” de la que hablo es fruto del trabajo previo de los organizadores (que además hicieron una importante labor de difusión en redes sociales como Twitter, labor informativa que es siempre necesaria, sin perjuicio del prestigio internacional de este evento que ya se ha realizado en años pasados), tanto los del GIGAPP como los directores de las mesas y de todos aquellos que aportamos con un paper/ponencia/comunicación a cada mesa específica.

Y elegir es eso, no es libertad irrestricta, una utopía: es ser responsable y asumir que lo perfecto es enemigo de lo bueno y que, por pesada que parezca, la tarea de descartar toda “segunda mejor opción”, sintiéndolo mucho, es parte de una verdadera diversidad. Los “dientes largos” como parte de la libertad. Con una oferta tan grande y horarios coincidentes, era imposible asistir a todas las mesas que uno quería, pero eso es bueno, porque esa oferta grande te ayudaba a diseñar tu propio parcours. De esta manera, yo elegí el siguiente itinerario:

De esto hablaré en la siguiente entrada.

Advertisements