Continuando con la saga sobre Transparencia, continuamos (tras las fiestas) con la transparencia en el Perú, calificada como radical por algunos especialistas. Con esta entrada nos dedicaremos a analizar algunos de los aspectos clave, en concreto, de la normativa analizada: en este caso, la normativa en el Perú.

1. Ámbito de aplicación (sujeto pasivo) :

El ámbito de aplicación de la Ley de Transparencia en el Perú es muy amplio: Es coherente con la norma de Procedimiento Administrativo General, está en conexión, te redirige a ella. La Ley 27444, Ley del Procedimiento Administrativo General, fue publicada en 2001, pero -en la línea de lo que decíamos en el post anterior- que se incubó en 1997 en el seno de un grupo de asesores del Estado-expertos en Derecho Administrativo, como nos cuenta el profesor Morón Urbina en su imprescindible manual sobre esta emblemática norma.

Estas entidades están enumeradas en el artículo I del Título Preliminar de la Ley 27444, y, aparte de los tres poderes del Estado (y los organismos que de ellos dependan), los gobiernos regionales y locales, y los organismos constitucionalmente autónomos, están en el ámbito de aplicación: i. cualesquiera entidad que ejerza potestades administrativas y por tanto estén sujetas a las normas del derecho público; ii. las personas jurídicas privadas que prestan servicios públicos o ejercen función administrativa a través de concesión, delegación o autorización del Estado.

Lo interesante de este “ámbito subjetivo” es que, vía Ley de Transparencia, se incluye a quienes sean titulares de concesiones para prestar Servicios Públicos (o sea, privado). Por ejemplo: servicios de telefonía o gas natural. Aquí veo una parte de esa “radicalidad” de la transparencia. En normas como la española, ¿puede imaginarse a una empresa de telecomunicaciones sometida a una ley así?.

2. La presunción de publicidad (ámbito objetivo)

La norma, en lugar de acudir a la técnica legislativa de las definiciones, se va por el camino de la “presunción relativa”: se presume que TODA información es pública (es decir, sometida a un principio de publicidad).  En el caso serbio, aún siendo “la mejor ley de transparencia del mundo”, nótese que la ley de transparencia define qué debe entenderse por información “de importancia pública”. El artículo 13 de la Ley de Transparencia española también entra en la labor de detallar y definir. La peruana presume. No obstante ello, existe una serie de excepciones, que pueden encontrarse en el extenso artículo 15º  de esta norma. Matices de la llamada “transparencia radical”.

3. ¿Quién puede pedirla? (sujeto activo)

La Ley peruana utiliza (sin el nivel de precisión/extensión/amplitud de la serbia) el término “toda persona”. Se precisa, al hilo de la previsión constitucional que, “ningún caso” se exige “expresión de causa”. Otro rasgo de la denominada “transparencia radical”.

4. Los Portales de Transparencia

Previstos en el artículo 5º, implican “la difusión a través de Internet” de la información fundamental especificada en ese artículo 5º. Con resultados disímiles, y con mucho por hacer desde lo tecnológico, innovación y sociedad de la información, estos portales se han venido implementando.

La Ley de Transparencia y Acceso a la Información pública peruana cuenta con un interesante reglamento. Destacamos que precisa la manera en la que se ha de publicar datos en el portal de Transpanrencia (la información debe, por ejemplo, ser redactada en forma simple y estar en función de las necesidades de los usuarios). Se regulan también los detalles del procedimiento.

5. ¿En cuánto tiempo se tiene esta información?.

En no más de 7 días, existiendo un silencio positivo (inicialmente fue negativo, pero esto cambió  con la Ley 29060-año 2007-)

En consecuencia, la Ley de Transparencia peruana, de por sí, tiene rasgos, elementos, que nos llevan a pensar en una idea de “transparencia radical”, al menos en lo que a diseño normativo se refiere. En la práctica, hace falta incorporar más mecanismos de e-y open government, así como el open data. Seguiremos analizando el tema, estudiando el balance, perspectivas y retos pendientes de la transparencia en este país, para terminar la “saga” haciendo un análisis comparativo.

Que tengan unas felices fiestas.

Advertisements