Terminamos el año y no escribí sobre el evento del año en Lima: el XX Congreso del CLAD. Pero nunca es tarde cuando la dicha es buena.

Nuestra ciudad se convirtió, durante la segunda semana de noviembre, en la capital del estudio de la Administración y las Políticas Públicas, compartiendo visiones, ideas, maneras de hacer con colegas de este espacio iberoamericano que debemos reforzar todos los días… conociendo nuevas tendencias, tejiendo redes e interactuando. Nutriendo la investigación y la gestión. Alimentándola de futuro.

El hecho de que este Congreso se desarrolle en Lima (mi ciudad de origen, en la que vivo y respiro) y que sea el primer congreso CLAD al que asisto, generó una doble ilusión. Las expectativas fueron cumplidas e incluso superadas. Visto el “menú de opciones”, de ponencias simultáneas puestas en tus manos para elegir, no fue para nada fácil decantarme por algo, pero creo que hice buenas elecciones.

Mi setting me permitió actualizar conceptos sobre innovación (definida como “aprender a aprender”, según Manuel Arenilla en su ponencia). Conocí de casos de innovación social en nuestra región. Entendí que, dentro de la permanente construcción del Gobierno Abierto, como concepto y como política, resulta más apropiado, justo y coherente referirnos a “Estado Abierto” (para implicar dentro de este renovador enfoque a todos los poderes del Estado). En el caso peruano, recordamos las etapas de la denominada “Reforma del Estado”, un tema también evolutivo y muy presente en nuestro país. Refrescamos los conceptos de Buena Administración, auténtica muestra del cambio de paradigma que al que el Derecho Público no es impermeable.

Exploré, además, el poco estudiado pero no por ello menos importante tema de la Administración Legislativa (que merece, dicho sea de paso, una entrada aparte): invisibilizada por el hecho de que el Parlamento, como poder del Estado, es un órgano político eminentemente legislativo. Los expositores insisten en la necesidad de [estudiar para] reforzar o mejorar el lado operativo del Parlamento, modernizando la gestión para entregarle al ciudadano un producto legislativo de mayor calidad. Y es aquí donde se entrecruzan, a mi juicio, dos elementos centrales para el cambio y la dinamización administrativa: 1. El avance (ya mencionado) del estudio del “Estado Abierto” –superando la inicial perspectiva del oGov, extendiéndola a los ámbitos estatales no gubernamentales pero que sí cuentan (en menor medida) con segmentos de gestión; 2. El objetivo de “calidad normativa” planteado por instituciones como la OCDE.

Fueron días maravillosos, que nos permitieron interactuar con gente de distintos lugares de nuestro espacio iberoamericano, avanzando en una aspiración: la ever closer union. La organización, a cargo del CLAD, Servir y la Secretaría de Gestión Pública, fue de lujo. Uno de los días se mostró a nuestros amigos visitantes una infraestructura hermosa, la del Museo de Arte Contemporáneo en Barranco, en la que tuvo lugar una animada recepción y baile de danzas típicas de nuestro Perú diverso, donde todos pudimos compartir momentos sumamente agradables, y seguir construyendo, desde estos espacios, una Latinoamérica interconectada en muchos sentidos.

2015-11-12 21.19.49He tardado en escribir esto, lo sé, pero no quería perder la ocasión. Espero poder asistir al CLAD 2016, que se celebrará en Santiago de Chile. Animo a todos a asistir a este tipo de eventos y, a ser posible, sumar con ponencias. Estemos atentos a los cronogramas y pongamos la pluma, o el teclado, en marcha.

Un fabuloso 2016 para todos los que me leen. Y, como siempre, la promesa de escribir más. Quiero un 2016 más bloggero. Y se los deseo a ustedes, también.

11027959_10153261782522913_7293954508450587138_o

 

Advertisements