Pinceladas sobre las elecciones y el nuevo gobierno del Perú

El día de ayer, casi a las cuatro de la tarde, los peruanos hemos tenido la noticia final: tras una desgastante campaña, que ocupó el verano y gran parte del otoño, una atípica campaña, por cierto, hoy tenemos la noticia del Organismo Nacional de Procesos Electorales (ONPE), de que, al 100% de los votos procesados, tenemos un nuevo presidente (falta aún la proclamación, tras resolver las impugnaciones correspondientes, del Jurado Nacional de Elecciones). Será Pedro Pablo Kuzcynski, un tecnócrata de padres europeos, primo de Godard, quien liderará los destinos del país, habiendo ganado por una mínima diferencia a la hija de Alberto Fujimori, sumando a su propuesta votos instrumentales/electorales (quiero decir, que no generan pacto de gobierno) de la izquierda, liderada por Verónika Mendoza, cara visible de la misma. Cabe precisar que, a diferencia de España, el Perú es un país semi-presidencialista (un régimen presidencial con elementos típicos del parlamentarismo -ejemplo: ministros responsables ante el Parlamento, vía mecanismos de censura o confianza).

1. Los planes y bases ideológicas: Liberal por definición, Kuczynski ha ganado las elecciones con un plan de gobierno que, en varios puntos, propone un modelo distinto de Estado: un Estado más sólido y con mayor inversión e inclusión social. Invito a todos a analizar, estudiar, debatir este Plan: http://ppk.pe/documentos/plandegobierno.pdf, que de por sí se revela muy interesante y que parece haber actualizado su visión “post-consenso de washington” (liberalismo reformista), esbozada en 2003 (ver: https://tienda.upc.edu.pe/editorial-upc/443-despus-del-consenso-de-washington-relanzando-el-crecimiento-y-las-reformas-en-amrica-latina-pedro-pablo-kuczynski-y-jhon-william.html?search_query=despues&results=4 y http://martintanaka.blogspot.pe/2013/10/las-alternativas-al-neoliberalismo.html)

2. La comunicación política: En cuanto a la comunicación política, PPK (su acrónimo y nombre del partido -así es el Perú 😉 – no tuvo buena campaña al inicio, existiendo imprecisiones felizmente corregidas para la segunda vuelta. Para ello, eligió a Jordi Segarra (Andorra) en este último y exitoso tramo. Brindó imagen de modernidad estrenando gafas nuevas (unas monturas más gruesas) en su mensaje de hoy (importante acercamiento que demuestra que todo comunica, que hay que cuidar cada detalle).

3. El movimiento en las redes y el aspecto participativo: En los últimos días de la campaña se viralizó la idea de ser “personero”. Los personeros, según la Ley electoral, defienden la legalidad de los votos realizados en cada mesa a un determinado candidato. A través de las redes, miles de peruanos se comunicaron para participar como personeros, dedicando todo el día a proteger la integridad del proceso. Se sembró una semilla participativa, bajo la premisa de una percepción: “cuidemos nuestros votos para evitarle al país un fujimorismo, una vez más”. Este fenómeno merece un estudio más detallado (pero esto es lo que digo a botepronto y con los resultados calientes).

4. El voto electrónico: En segunda vuelta, el voto electrónico siguió dando problemas.  En mi distrito no hubo voto electrónico, pero en varios distritos de la capital sí. Se trata de una implementación progresiva. En aquellos sitios donde lo hubo existieron problemas: el “voucher” que se generaba para probar el voto realizado consignaba en ocasiones que se había votado en blanco, situación que causó estupor y desconfianza en los votantes. Urge una revisión del tema.

Seguimos!

 

Advertisements