Rumbo al Congreso GIGAPP 2014

Quienes han leído posts anteriores de este blog, habrán observado algunos apuntes (y fotos) sobre el Congreso del Gigapp, en el que, cada año, cientos de profesionales “de ambos lados del charco”, comparten conocimiento y se relacionan en torno a los “asuntos públicos” y sus nuevas tendencias y desafíos. El 2014 viene fuerte y continúa la senda positiva del año pasado. Temas como las Administraciones Públicas en Redes Sociales (mesa que el año pasado tuvo, al lado de la de Open Government en la que tuve el placer de participar como ponente, y que incluso ha dado pie a la publicación de un libro), el Open Data, los métodos innovadores en la enseñanza de lo público, entre otros temas de gran interés e importancia, reunirán a fines de septiembre e inicios de octubre de este año a una cantidad importante de expertos. Para esta edición coordinaré la mesa que tratará la problemática del Empleo Público en el espacio iberoamericano. La idea es compartir puntos de vista y extraer conclusiones y posibles soluciones en la permanente búsqueda de la mejora en el servicio público a través de un capital humano de alta calidad, que, para ser tal, necesita estar encuadrado en un régimen que los atraiga, reconociendo sus derechos, capacitándoles, incluyéndoles o fomentando el intraemprendizaje público, la innovación. Inserdándolos en la Administración de la era del conocimiento e implicándolos en el Open Government. Reconociendo su capacidad y mérito de manera auténtica. El factor humano es pieza clave y piedra angular, más que un mero “medio de la Administración”: se trata, nada más y nada menos, de su actor principal. Y, aquí, no temo exagerar. Esperamos tu propuesta de ponencia hasta este 12 de mayo (fecha límite), de acuerdo con la normativa y plazos establecidos (AQUÍ)

La constancia en los blogs y otros asuntos

Después de meses actualizo este blog. Ha estado cerrado por duelo, pero también porque el día a día nos supera y nos pone vallas altas. La inconstancia: ese típico virus que afecta a la continuidad del blog… En general, para estas cosas, creo que somos poco constantes. Me gustaría poder seguir compartiendo desde aquí, hacerlo con mayor asiduidad.

Y actualizo con pequeños off-topics (o topics, simplemente):

1. Muerte de un deicida: El jueves santo nos sacudió de la cama (para aquellos que no viajamos y nos decantamos por la modorra y el descanso casero). La muerte de un grande sacudió el orbe por completo. Gabriel García Márquez, llamado por auténticamente cercanos y por advenedizos “GABO”, murió en la Calle Fuego, en el DF mexicano, lugar que la genial pluma de Aracataca eligió para vivir. Muchas flores amarillas y hermosos ríos de tinta sobre la persona, el personaje y la obra (en la que, por una cuestión de gustos, he profundizado poco).

Por estos días, se han escrito/publicado cosas a mi juicio imprescindibles. Recomendamos:

El obituario de The Guardian

De música y otros demonios

“Entre la disciplina y la parranda”: The hardworking Caribe.

– Y un texto imprescindible, demoledor y muy nuestro.

Recomiendo también leer todo lo que se ha escrito sobre el compromiso del escritor en la política.

2. La Unión Civil no Matrimonial en el Perú: Cambiando radicalmente de tema, en mi tierra de origen se discute, por iniciativa de un legislador, la posibilidad de que las parejas del mismo sexo tengan una protección jurídica en cuanto tales. Pese a los matices del proyecto, la denominación, etc. desde aquí creemos que apunta en una buena dirección, aunque si el fundamento es la igualdad lo propio sería llamar a las cosas por su nombre. 

Atentos a ese debate (debate de algo que ni se debate…), un debate que no es tan nuevo pero que está de moda, sobre todo en un país que ha de compaginar crecimiento económico con respeto por los derechos y libertades de los ciudadanos. Algunos piensan que es “demasiado avanzado”, que “deberíamos ir paso a paso”. En determinados temas, yo soy más partidaria de la posición según la cual reconocer derechos, darles fuerza jurídica, normaliza y da impulso y protección efectiva, por eso de la coercitividad. Aunque parezca “demasiado avanzado” hay quien pasará desde la tolerancia a regañadientes al “atrevido, pero me gusta”, y luego a la plena aceptación. Al tiempo… Mientras tanto, nos preguntamos: ¿estará en breve nuestro mapa sombreado con otro color, con el mismo de los países que sí reconocen derechos a las parejas del mismo sexo? ¿qué hay de la persona homosexual, de los crímenes de odio, de esos derechos que van más allá del alea o de la contingencia de tener una pareja y que más bien le pertenecen a la persona homosexual siempre? Las reformas y las luchas deben ser omnicomprensivas y constantes (como mi blog).

Nos vemos pronto.